La cultura de la intoxicación y la clase trabajadora

first_imgLa cultura de la intoxicación está formada por las señales y fuerzas sociales que empujan a los trabajadores y a los oprimidos a consumir drogas o alcohol. Toda nuestra sociedad -la sociedad estadounidense- se ha ahogado en esta intoxicación. Ya sea cis o trans, heterosexual o queer, todo el mundo se ve afectado por las fuerzas abrumadoras que nos empujan a usar y abusar de las drogas y el alcohol.El Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), fundado en 1988, basado en un paradigma socialista y emancipador, reconoce el derecho a la sexualidad como inalienable. Credit: GranmaLa burguesía depende de que la gente ahogue sus problemas en sustancias para evitar llegar a la conclusión de que sus problemas son el resultado de la burguesía.Esto es especialmente cierto en la comunidad queer, donde las personas queer tienen de 2 a 4 veces más probabilidades de usar y abusar de sustancias que sus homólogos heterosexuales y cisgénero. Esto sucede debido a las opresiones anti-queer y anti-trans. (tinyurl.com/3h6rpryt)La incidencia del abuso de drogas y alcohol aumenta en las personas que han sufrido acoso o incidentes violentos anti-queer y anti-trans. Por ejemplo, las personas que han sufrido abusos verbales antitrans en las escuelas tenían un 35% más de probabilidades de abusar de sustancias, y las que sufrieron abusos físicos tenían un 40% más de probabilidades.La opresión de las personas queer y trans es un factor directo detrás del abuso de drogas en las comunidades queer. Pero las empresas siguen alimentando nuestro abuso de sustancias legales como los productos alcohólicos. Casi todos los grandes eventos del Orgullo en Estados Unidos están patrocinados por empresas de alcohol. A pesar de que los actos del Orgullo de junio deberían ser acogedores para todo el mundo -incluidos los sobrios y los menores de edad-, las empresas que abusan de las sustancias siguen utilizando el Orgullo como un truco de marketing.Las campañas publicitarias de las empresas se aprovechan a sabiendas y son extremadamente destructivas para nuestra comunidad. Sin embargo, pocas organizaciones y eventos de la corriente queer denuncian esta publicidad, pensando que los dólares de las empresas garantizan la supervivencia.El capitalismo arco iris alimenta la cultura de la intoxicaciónNo es de extrañar que las empresas hayan empezado a renombrarse como “diversas e inclusivas” y a enfatizar que sus productos “son para todos”. Esto se hace para seguir siendo competitivos a la hora de atraer al mayor número de compradores para sus productos en la carrera capitalista del perro come-perro de la obtención de beneficios para las corporaciones y los jefes.Las empresas han desarrollado un aluvión de anuncios de alcohol dirigidos a la población LGBTQ+. Hay botellas de licor de arco iris, vasos de chupito de arco iris, anuncios de cerveza con parejas de homosexuales… y todo eso.Esta campaña se intensifica durante el mes del orgullo. En las grandes ciudades, no podrás asistir a un evento importante del Orgullo sin ver anuncios de Bud Light, Absolut u otra compañía de alcohol. En Boston y Chicago, Bud Light es uno de los principales patrocinadores del Orgullo.En ciudades más pequeñas, es más común asistir a los festivales del Orgullo y encontrarse con camiones de licores, carpas de cerveza y otros anuncios de alcohol. En algunos lugares, hay muchas fiestas del Orgullo que duran toda la noche con cantidades aparentemente interminables de alcohol, así como de drogas ilícitas. Muchos de estos eventos acaban con personas que sufren intoxicación etílica u otros efectos secundarios peligrosos del consumo excesivo de alcohol.No se puede negar que la embestida publicitaria pone la tentación justo en la cara de muchas personas LGBTQ+ de clase trabajadora que sufren de “estrés de minoría”, es decir, la lucha diaria de ser discriminado y oprimido.Existe una correlación directa entre el estrés de la opresión de las personas LGBTQ+ a causa de la discriminación y la deshumanización -así como la falta de recursos para las personas LGBTQ+- y la tendencia a automedicarse mediante el consumo de alcohol y drogas.Las empresas de bebidas alcohólicas entienden esto y se benefician de la opresión de las personas LGBTQ+, perpetuando la cultura de la intoxicación, creando más problemas de abuso de sustancias en la población LGBTQ+ y embolsándose más dinero. La búsqueda implacable de beneficios por parte de las empresas contribuye directamente al sufrimiento continuado de un grupo oprimido.El consumo de drogas duras se dispara en la población LGBTQ+No sólo el alcohol y el alcoholismo son un problema creciente para las personas queer/trans, las drogas duras como la metanfetamina se han convertido en una epidemia de abuso. Estadísticamente, los hombres homosexuales tienen cuatro veces más probabilidades de probar la metanfetamina que los heterosexuales.Las tasas de adicción en general son alarmantemente altas en la comunidad LGBTQ+, debido al gran peso de la opresión diaria que nos asfixia a todos.Muchas personas queer/trans entran en una espiral de escapismo inducido por las drogas, que libera temporalmente a las personas del miedo y la ansiedad de ser juzgadas o maltratadas por una sociedad violenta y heteronormativa.Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han documentado que el consumo de drogas y alcohol conduce estadísticamente a tasas más altas de VIH/SIDA y otras ETS, alimentando la actual epidemia de VIH/SIDA en la comunidad LGBTQ+. Aunque la epidemia no está tan extendida como hace 35 años, esta enfermedad mortal sigue haciendo estragos en las comunidades y personas oprimidas, sobre todo en las mujeres.Sobriedad y socialismoLa conexión entre la cultura de la intoxicación y la muerte es un círculo vicioso que el capitalismo perpetúa mediante el ataque directo y la cooptación. Por desgracia, esa cooptación está presente en el Orgullo.Frente a este conflicto permanente, algunos festivales del Orgullo han recurrido al Orgullo sobrio. Esto puede incluir que no se permita ni se venda ningún tipo de alcohol en el recinto, junto con personal de reducción de daños en el lugar, que tiene Narcan para tratar las sobredosis de drogas y proporcionar recursos sobre la sobriedad y el uso seguro de drogas.Estos eventos del Orgullo y otros eventos LGBTQ+ similares están siendo liderados por una nueva ola de socialistas queer/trans comprometidos con la construcción de una revolución socialista dirigida por personas queer, trans y basada en el cuidado y la solidaridad de la comunidad.Estos socialistas LGBTQ+ se han dado cuenta de que el capitalismo no traerá la liberación ni la solución a ningún problema, sino que sólo alimentará más caos, más cultura de la intoxicación y dejará más gente oprimida y trabajadores muertos a su paso.Saben que será el socialismo el que dé el golpe de gracia a la cultura de la intoxicación.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img read more